Skip to main content

Hábitos 5 no tan inocentes que dañan tu boca

Sabemos que eres un amante del vino (blanco)

Sabemos que eres un amante del vino (blanco), porque el vino tinto puede manchar tus dientes, pero ¿sabías que el vino blanco puede dañar tus encías por su alta acidez?

Una solución fácil es usar enjuague bucal LISTERINE® después de consumirlo. Asegúrate de esperar 60 minutos entre terminar tu copa y usar el enjuague bucal porque las encías y los dientes quedan vulnerables por la acidez del vino.

¿Te comes las de uñas?

Desde el constante movimiento de tus piernas, o el incesante zapateo, muchos de nosotros tenemos hábitos inducidos por el estrés.

Si el tuyo es el hábito de comerte las uñas, debes saber que cada vez que llevas tu mano a la boca y empiezas a masticarlas, introduces todo tipo de gérmenes y suciedades que apoyan el desarrollo de placa bacteriana y por ende atacan las encías.

¿Estas muy cansado?

Aún si estas demasiado ocupado o te sientes demasiado cansado, no es una justificación para dejar una adecuada rutina de cuidado oral.

Todos hemos tenido indisciplina en nuestra rutina de cuidado oral, pero la realidad es que si adoptas una posición relajada con el cepillado, uso de hilo dental y enjuague bucal haciéndolo esporádicamente lo unico que logras es apoyar la formación de sarro, lo que conduce a la formación de caries dental.

Si eres de los que usa palillos de dientes regularmente

Si eres de los que usa palillos de dientes regularmente debes saber que estos pequeños palos, cuando se utilizan de la manera correcta pueden limpiar áreas entre los dientes, pero la realidad es que a menudo se utilizan inadecuadamente afectando los tejidos de las encías produciendo lesiones y daños. Es mucho más seguro usar seda dental después del cepillado y completar su rutina de higiene oral con el enjuague bucal LISTERINE® para una boca más limpia y fresca que nunca.

¿Te encanta tomar agua-limón?

Los limones contienen vitamina C que ayuda a impulsar el sistema inmunologico, asi como agentes antimicrobianos naturales que eliminan las bacterias, por lo que en términos generales, la adición al agua de limón podría verse como un hábito saludable. Sin embargo cuando tus encías están vulnerables debido a la enfermedad de las encías en su etapa temprana, los ácidos del limón y otros cítricos pueden dañar el tejido de las encías acelerando la progresión de la enfermedad.

Una solución fácil es usar enjuague bucal LISTERINE® dos veces al día para neutralizar la acidez de su dieta.