Skip to main content

Combate la caries dental

La caries es un ataque al esmalte dental, que lo desgasta y eventualmente causa un orificio en el diente, este tiende a volverse más grande o más profundo con el paso del tiempo. En un principio no presenta síntomas sin embargo cuando se vuelve más profundo estos empiezan a aparecer. ¿Qué se siente tener caries? Estos son algunos de los síntomas que podrías experimentar

1. DOLOR AL CALOR O FRÍO

Te ha pasado que cuando tomas una bebida o muy caliente o muy fría sientes un corrientazo en el diente ¡Oh! ¡Oh! Al parecer las bacterias lo están atacando.

2. ¡AGUJEROS!

Es justo ahí donde dieron el golpe más fuerte, si lo ves, ve corriendo a tu odontólogo.

3. MANCHAS

Sí mi amigo, si logras ver una mancha color marrón en tu diente es señal de que el enemigo está empezando a atacar.

4. RAYOS X REVELADORES

Cuando la caries empieza no es nada fácil detectarla, por suerte tu odontólogo tiene un arma secreta para descubrirla, así que ponlo al tanto de tu duda y pídele sacar una radiografía de tus dientes, total en caso de ser falsa alarma tendrás a la mano una foto de tu sonrisa.

Una de las principales causas de la aparición de caries es la presencia de ácidos que se encuentran en la boca que, al mezclarse con comidas dulces, incrementan su efecto desgastante y deficiencia en la higiene oral, convirtiéndose en ácidos aún más corrosivos para tu esmalte dental ¡Ouch! No quisieras estar en su lugar.

Si quieres mantener tus dientes fuertes y sanos evita consumir caramelos duros, bebidas ácidas, tortas, pastas, hielo o nueces duras; estos sabrosos antojos ponen en peligro tu esmalte dental, ya sea porque al romperlos lastimas tus dientes o porque su alto contenido de azucares y ácidos hacen una combinación explosiva para tu boca. Si aún así eres un rebelde del cuidado no hay problema, total un pecadito no se le niega a nadie, solo recuerda tener a la mano tu cepillo, tu seda y al experto en salud dental LISTERINE®; úsalos justo después de deleitarte con ese antojito.

Tranquilo, a cualquiera le puede pasar, el esmalte dental es firme y fuerte pero con el paso del tiempo puede desgastarse ya sea por alimentos, placa bacteriana o bebidas ácidas. Si aún dudas de tener un esmalte dental sano, conoce 4 alertas que pueden indicar que es hora de visitar el odontólogo:

ALERTA 1

Abolladuras en los dientes.

Si notas que las superficies de tus dientes se tornan irregulares es hora de visitar al odontólogo.

ALERTA 2

Dientes amarillos.

Por debajo del esmalte dental existe un tejido llamado dentina, este tiene un color amarillento. Si tu esmalte se desgasta lo más probable es que ese tejido empiece a asomarse y tus dientes se tornen de ese color.

ALERTA 3

Dientes agrietados.

¿Empezaste a notar pequeñas grietas en tus dientes? Esto indica que tu esmalte dental se está debilitando, así que enciende la luz roja y visita a tu odontólogo, ahora tus dientes son más vulnerables al daño.

ALERTA 4

Sensación de debilidad.

¿Te duelen los dientes al contacto con alimentos fríos o calientes? Telefonea a tu odontólogo y pídele una cita pronto, lo más probable es que la caries esté a punto de coronar tu diente.

Si no has experimentado ninguna de estas alertas, es muy probable que tengas una buena salud oral, pero un momento ¡no te confíes! Recuerda que el cepillado no es suficiente, usa LISTERINE® que termina lo que el cepillado empieza, limpiando el 100% de tu boca*

*Más usar hilo dental. Lee las instrucciones de uso. Consulta regularmente a tu odontólogo.

LISTERINE® y su exclusiva fórmula de 4 aceites esenciales (eucalipto, mentol, salicilato de metilo y timol) previene la formación de placa bacteriana alrededor de tus dientes y la película de gérmenes en el resto de tu boca, cuidando tu salud oral.

Por eso te recomendamos usarlo 2 veces al día ya que es la mejor forma de mantener tu aliento fresco y es la clave para que tu boca esté verdaderamente limpia. La verdad es que el cepillo solo alcanza el 25% de tu boca*. El poder de LISTERINE® combate las bacterias en toda tu boca, incluyendo lengua, paladar, dientes y encías, de esta forma estarás listo/a para sonreír, hablar, comer y decirle adiós a la caries.

*KERR ET AL, 1991

Por supuesto que sí, recuerda que la salud oral es un tema de trabajo en equipo entre el cepillo, la seda dental y LISTERINE®, sin embargo los odontólogos recomiendan empezar a hacer uso del enjuague a partir de los 6 años.

Durante los primeros años de tu pequeño serás tú quien lo ayude con el cepillado, sin embargo a partir de los 6 años es importante que comience a hacerlo solito.

¡Hazlo súper divertido! Ten en cuenta estos truquitos que preparamos para ti:

TRUCO 1

Cepillos con motivos emocionantes y un enjuague bucal con sabor suave.

Deja que tu hijo elija su cepillo y crema dental, así se sentirá más emocionado al hacer uso de ellos. En cuanto al enjuague bucal, LISTERINE® ZERO™ es un enjuague bucal sin alcohol indicado para niños menores de 12 años.

TRUCO 2

Juega con el calendario.

Haz de la rutina de higiene oral un concurso ¿cómo puedes hacerlo? Sencillo, toma tu calendario y con la ayuda de un marcador pon una carita feliz a los días en que tu hijo/a haya realizado su rutina completa. Si al final de mes tienes el calendario inundado de caritas felices es hora de comprar un juguete para premiarlo/a .

TRUCO 3

Cuéntale un cuento de dientes.

Explícale de manera emotiva y fantasiosa a tu hijo/a por qué es importante cepillarse, describiendo cómo los “monstruos del azúcar” pueden hacer agujeros en sus dientes si no los lava de forma correcta. Cuéntale que los únicos guerreros capaces de combatir esos “monstruos del azúcar” son el cepillo, la seda dental y LISTERINE®.

MORDER LAPICEROS
Y ABRIR BOTELLAS

Todos hemos tenido ese impulso cavernícola de destruir un lapicero con los dientes o convertirlos en el destapador oficial de botellas, esto destruye potencialmente tu esmalte dental, así que si sigues haciéndolo es momento de detenerte y consultar al odontólogo.

ABRIR PAQUETES
CON LOS DIENTES

Desde las papas hasta las envolturas de dulces, todos hemos usado nuestros dientes cuando no tenemos tijeras cerca, por tu bien evita hacer esto a toda costa.

BRUXISMO

Algunas personas tienen una reacción natural ante la ansiedad que implica rechinar los dientes, ya sea mientras están despiertos o al dormir. Cuando lo haces de atrás y hacia delante o los aprietas con fuerza, se desgastan y por ende tu esmalte también lo hace.

PERFORAR TU LENGUA

Las joyas/piercing en la lengua pueden astillar y desgastar tus dientes, lo que lleva a un tratamiento costoso para recuperar tu esmalte desgastado.

FUMAR

Cuando tienes manchas en los dientes no solo se ven mal y poco atractivos, también los hace más vulnerables a las bacterias.